Un blog para la coeducación

El papel de la mujer a lo largo de la historia

El papel de la mujer siempre se vio mermado con respecto al de los hombres, así el Diccionario de la Lengua Española (2017) define sexo débil como “el conjunto de las mujeres”. Las mujeres siempre tuvieron funciones y características distintas a los hombres. Las mujeres eran consideradas las personas más débiles, las que se encargaban del cuidado de la casa y de la familia y sus tareas eran poco reconocidas. Sin embargo, el hombre tenía un papel muy importante en la familia, ya que era el encargado de traer el dinero a casa y su laborera muy reconocida por la sociedad (Rocco, 2008; Zaffaroni, 1992).

A lo largo de la historia observamos que la mujer se ve sujeta a problemas relacionados con la discriminación y con la violencia de género. La discriminación del sexo femenino es muy evidente en el ámbito laboral, por diversos motivos: el mayor predominio de la mujer en determinados sectores de producción (el sector servicios, el cuidado de personas, la educación[A3] …), la dificultad de acceso a puestos de responsabilidad, el mayor número de contratos temporales frente a los hombres, un salario medio inferior al de los hombres y la dificultad para acceder al mercado laboral, entre otros factores. Debido a estos factores la incorporación de la mujer al mercado laboral sigue siendo difícil y sigue vigente el escaso reconocimiento del trabajo femenino (Parella, 2003; Acale, 2006; Íñiguez, Ortega y Herrero, 2009; Rodríguez, 1989).

Debido a la lucha incesante de las mujeres, estas pudieron ejercer su derecho a voto en la II República, accediendo, así a los derechos políticos y en particular al sufragio. La constitución de 1931 les dio otros derechos como son: el divorcio, el acceso a la cultura, la posibilidad de ocupar puestos de trabajo, mejores condiciones laborales, etcétera. Sin embargo, seguían ocupando un espacio marginal y el movimiento feminista español carecía de entidad y tenía poca repercusión política y social. Luego en la dictadura franquista las mujeres quedaron relegadas a un papel de subordinación que las recluía en el ámbito doméstico, con un papel de sumisión frente a los padres primero y luego frente al marido (Ortiz, 2006).

El papel de la mujer en esta época sufrió un gran deterioro que perdura en la actualidad. A mediados del siglo XX la dictadura franquista le da un poco de valor al sexo[A4]  femenino para evitar que las mujeres se revelen. Esto nos refleja que la mujer española era inferior respecto al hombre, pero se pone de manifiesto la dignidad e importancia del trabajo de ama de casa, la gran relevancia del cuidado y educación de los hijos y su gran influencia en el medio familiar a la hora de conformar comportamientos sociales y políticos (Ortiz, 2006).

A finales de los años 50 incrementa la industrialización en España, la cual incorpora de forma muy paulatina a las mujeres al ámbito laboral, siempre contando con la autorización de su marido. Pero, posteriormente, la Ley 56/1961, de 22 de julio, sobre derechos políticos profesionales y de trabajo de la mujer, prohibió toda forma de discriminación laboral en función del sexo y expresamente la salarial. Durante la democracia y hasta la actualidad las mujeres seguimos luchando por una igualdad de oportunidades independientemente del sexo al que pertenezcamos. Una igualdad en todos los ámbitos: el laboral, el educativo, el social, el político... (Ortiz, 2006).


¿Os parece que el papel de la mujer a lo largo de la historia ha ido cambiando?, pero... ¿creéis que ya está todo hecho en este aspecto?

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: